Esopo
Esopo fue un famoso fabulista de la Antigua Grecia, del cual no se tienen registros directos pero del que nos han llegado su vida (a través del escrito "Vida de Esopo") y su obra más carismática y evocadora, sus fábulas.

El pobre Esopo, que se mezcla con leyenda, era, según los testimonios que tenemos, un esclavo contrahecho, chepudo, bajito y feo; estaba en los límites de la forma humana por tanto. Pero siempre según la leyenda, una diosa le dotó de prudencia en el discurso, por lo que tras servir a diversos amos, fue libertado y se dedicó después a aconsejar a reyes y a difundir sus enseñanzas, cuya esencia principal nos llega a través de sus fábulas.

Dichas fábulas, las de la tradición esópica, pasan a Roma, y después a acuñadores como La Fontaine en Francia o diversos fabulistas españoles como Tomás de Iriarte, y llegan en varias formas a nuestros días. Pero es curioso cómo estas breves piezas literarias nos han sido depositadas en nuestro tiempo de una manera tan cristalina, y sus narraciones así como sus enseñanzas, están vigentes a día de hoy, ya que tocan lo más profundo de las relaciones humanas.

Como nota divertida, podemos mencionar el corto animado Fabulillas, de Pedro Alonso Pablos (el que escribe este texto), que reúne algunas fábulas de la tradición esópica destiladas por los fabulistas españoles de los que hemos mencionado a Tomás de Iriarte.
Enlaces mencionados en Gente
Enlaces mencionados en Trabajos