Unas palabras sobre las películas para todos los públicos a propósito del estreno de Toy Story 4
21 de Junio de 2019;
Unas palabras sobre las películas para todos los públicos a propósito del estreno de Toy Story 4
Fotograma de Toy Story 4
Estos días se está estrenando en todo el mundo el filme de animación Toy Story 4, con sabor agridulce para esta editora, ya que se muestra una gran cinta pero que es la ¡cuarta! parte de una propiedad intelectual muy explotada ya. Por eso el sabor agridulce.

En primer lugar podemos decir que la factura visual del filme es muy buena, así las gastan en Hollywood, tienen muchos dólares y los emplean con sabiduría, siendo capaces de suplantar el talento con los $$. Pero bueno, podemos decir que los $$ podrían ser pagos en diferido del talento gastado previamente.

Lo segundo, hemos leído en algunas reseñas sobre el filme que presenta una película aparentemente envuelta en una orientación infantil pero que entretiene por igual a adultos. Pues bien, no nos sorprendamos, esta particularidad es la que se espera de un filme calificado como "para todos los públicos", que aunque a priori puede parecer un demérito para todos aquellos que se creen intelectuales, encierra las mejores creaciones literarias y cinematográficas a largo plazo. Es decir, no, no se puede mostrar mucha violencia o sexo, pero se permiten varias frecuencias en el guion, o sea, cosas que sorprenden a los mayores, otras cosas sorprenden a los niños; algunas cosas gustan a los eruditos y otras a los sencillos. En definitiva es la calificación de películas "para todos los públicos" la que más atrae a esta publicación.

Por poner ejemplo, podemos mencionar la obra de Shakespeare Hamlet, y sus profundidades abisales en la naturaleza humana y universal de la representación teatral. O por ejemplo la que se nos presenta como inocente Bambi, de Walt Disney, que tras ser destilada por el tiempo aparece ante nosotros como un filme tremendamente emotivo y duro. En esta línea los filmes de este grupo creativo, capitaneados y casi íntegramente formados por el productor de cine Pedro Alonso Pablos, siguen esta línea de producción, por lo que no podemos esconder nuestro gusto por la misma.

El problema de Toy Story 4 es que, como hemos comentado, para disfrutarla en esta editorial deberíamos haber visto previamente la 2 y la 3, cosa que no hemos hecho todavía, y que nos llevaría un poco de tiempo. Pero en principio podemos contemporizar un poquito y disfrutar del filme, aunque sea ya la cuarta entrega del mismo argumento y personajes.
Enlaces mencionados en Trabajos