TVE en mínimos históricos de audiencia
14 de Mayo de 2021;
Las cadenas para la pequeña pantalla de Radio Televisión Española (su oferta televisiva gratuita), no pasan por un buen momento a nivel general, puesto que su audiencia, buen indicador (pero no el único) del rumbo de la cadena pública española de televisión, está en mínimos históricos (un 8,3% de "share" en abril para el buque insignia de la corporación, La 1).

Los motivos de esta caída de audiencias son múltiples, y recordando que la máquina de la corporación sigue moviéndose y gastando millonadas en comprar y hacer contenido, la cosa no pinta nada bien. Es posible que la causa principal de la caída de audiencias se deba a una falta de confianza por parte del espectador español hacia la cadena, que ve cómo se encuentra muy sesgada ideológicamente, sin mostrar esa neutralidad deseada para una oferta pública. La guinda del pastel la pone el programa de opinión y entrevistas presentado por el periodista Jesús Cintora, un programa marrullero y combativo, impropio de una cadena pública.

Pero, al igual que en la obra teatral de Lope de Vega, El perro del hortelano, el ente público "ni come ni deja comer", por decirlo de alguna manera poética, ya que ofrece gran parte de su contenido gratuitamente y está lastrando la posible oferta de otros productores que quieren cobrar por lo que hacen a nivel audiovisual. Además, sus programas de entretenimiento, "realities", como Master Chef o Maestros de la costura, tienen buenas intenciones pero no son suficientes para acabar con la apatía del espectador hacia la televisión pública española.

Por otra parte, la promoción de España y su estilo de vida en el mundo es nula por parte de esta cadena, que se centra en fomentar las rencillas entre los propios españoles (tanto a nivel de clase, magnificando las desgracias del siglo pasado, como a nivel geográfico, potenciando el enfrentamiento y las diferencias entre regiones españolas). El apartado infantil de la cadena, Clan, se centra en gastar millonadas para comprar contenidos conocidos y no es capaz de crear los suyos propios sin aportar fondos, también cuantiosos, a las productoras de la órbita de la corporación.

Por supuesto que es una causa también, o más bien un síntoma de este desastre, el hecho de que este conglomerado creativo (el que sustenta la publicación que estás ahora mismo leyendo), le ha propuesto colaborar múltiples veces a la cadena, y les ha ofrecido ayuda, habiendo sido ambas cosas descartadas por la corporación pública en varias ocasiones, como por ejemplo su rechazo a emitir el corto animado Fabulillas, con la cerámica de El puente del Arzobispo, que ha contribuido a conseguir la inscripción de la loza de Talavera/Puente/Puebla en la lista de patrimonio cultural inmaterial de la UNESCO recientemente. No es la única propuesta que fue rechazada por el ente público, no obstante.

En fin, que Lope estará contento con el resultado de estas acciones colectivas que han llevado a la deriva a estos canales de televisión, ya que, como bien se puede leer en su obra de teatro El perro del hortelano, el ente público, como ya hemos comentado, "ni come ni deja comer".
Enlaces mencionados en Gente
Enlaces mencionados en Trabajos