Las buenas propiedades que confiere la técnica del solo filmmaking a la cinematografía en general
23 de Mayo de 2021;
En este pequeño artículo el editor de esta publicación tendrá a bien, en uno de esos escritos hablando sobre su propia obra (una mala costumbre del que escribe, pero que no puede saltar debido a diversos motivos que ahora no vienen a cuento), desgranar las propiedades beneficiosas que le confiere la técnica del "solo filmmaking", es decir, cine casi íntegramente hecho por una persona, al mundo de la cinematografía en general.

Y es que tradicionalmente los derechos de autor de una película (excluyendo la interpretación de los actores) son cuatro: la idea principal, el guion (o sea, la materialización de dicha idea), el trabajo artístico del director (o sea toda esa serie de decisiones que van desde la dirección de actores hasta la selección de planos, etcétera), y la música.

Así, comúnmente el cine se denominaba "arte colectivo", en el sentido de que estas tareas mencionadas solían recaer en distintas personas. Hasta que el "solo filmmaking" hizo acto de presencia en la faz de la tierra allá por 2016 con el primer largometraje del productor Pedro Alonso Pablos, el que escribe, titulado La ruta de los elefantes. Gracias a este trabajo todos los desempeños artísticos de una película se funden en la obra de una sola persona, el director/productor, como ya todos bien sabemos.

De esta manera, una sola persona está al cargo de todo el filme, incluyendo la música, por lo que todas las escenas, incluyendo las más emotivas que suelen estar al final y con profusión musical, se encuentran armoniosamente ensambladas por lo que el resultado final es una obra muy bien cohesionada que tiene propiedades especiales, sobre todo a la hora de mezclar la música con la imagen y generar una emoción bastante más intensa que en una película "convencional".

A esto le podemos añadir que la música de las películas del que escribe, que como el lector bien sabe han sido compuestas y producidas por él mismo, tienen un lustre especial, algo que no deja de ser sino una consecuencia de lo bueno de esta técnica, el "solo filmmaking", o un buen indicio de que estamos ante algo interesante, grande, único y muy digno de destacar en el mundo de la cinematografía.

En principio, muchos cineastas se preguntaban en los comienzos del "solo filmmaking" cómo una película, tradicionalmente una obra de arte colectiva por naturaleza como hemos comentado, podía ser hecha por solo una persona (o casi) y salir bien. Pero Pedro, llegados a este punto, se pregunta "¿cómo una película puede haber estado hecha por más de 100 personas y salir bien?", a modo de contrapunto socarrón.

Lo más parecido al "solo filmmaking" de Pedro Alonso Pablos que hemos visto hasta ahora en el cine ha sido el tándem George Lucas / John Williams (director y músico), con sus estrechas y fructíferas colaboraciones, o el también conocido tándem Hayao Miyazaki / Joe Hisaishi, o algunas películas del director español Alejandro Amenábar, ya que era él mismo quien firmaba la música, y por ello la tarea del director/músico se fundían en uno solo. Es de sobra conocido el éxito que ha tenido este director, que le ha llevado a trabajar con muchos actores de Hollywood como Tom Cruise. Pero lamentablemente, la música de sus películas se mueve en el terreno de música de acompañamiento, ya que ninguno de los temas compuestos para estos filmes son memorables per sé, o sea no son fuertes musicalmente, ya que el que escribe no recuerda ninguna melodía específica de esas películas en los momentos en los que está ensamblando este artículo.

Por lo tanto, a día de hoy, los pilares de la cinematografía se ven seriamente afectados ya que el tradicional tráfico de guiones para seleccionar actores y actrices para una película se muestra a todas luces incompleto; es preciso saber, para decidir si un filme saldrá bien o no, quién va a componer la música, y quién va a ensamblar todo esto (o sea, conocer el nombre del director).

Y el hecho de que haya sido el que escribe este artículo el artífice de esta "marea cinematográfica", pues le honra, le congratula, y en definitiva, le gusta, y mucho.
Enlaces mencionados en Trabajos