Una loa a la poesía

08 de Enero de 2022;
Hoy queremos, desde este medio de comunicación, efectuar una sentida y humilde loa a una manifestación artística muy especial, la poesía; y para sintetizar, podríamos decir que sin poesía la vida se asemeja a un erial: un terreno baldío, infértil y sin utilidad.

Así como el poeta árabe Al-Mutanabbi describió la poesía como algo que dice de "la persona, la sociedad, y el universo a un tiempo", así en este medio creemos que la poesía es una de las fuerzas que mueve al mundo, fuerza noble, bonita y caprichosa, ya que, haciendo nuestras las mentadas palabras del poeta, la literatura, o la poesía, que a veces son lo mismo, está dividida en tres partes: lo bonito, lo educativo, y lo espiritual.

De lo bonito podemos decir muchas cosas y, precisamente en este caso, bonitas. Aunque es un término absolutamente subjetivo, es una verdad que muchas veces los corazones se enternecen cuando escuchan una historia bonita, o ven un cuadro bello, o una escultura; todo esto está relacionado con sentimientos como la compasión (una de las virtudes que rara vez vemos a lo largo y ancho de nuestro pequeño mundo), que efectivamente puede cambiar el curso de la historia, de la misma manera que príncipes y reyes han caído ante la belleza de bailarinas y cantantes que les han hecho abdicar o que las han elevado a categoría de princesas o reinas.

De lo educativo, saber que el espíritu aprende de la poesía, ya que está impregnada de saber, como el cuento, al ser palabras escritas (o no) que transmiten ideas poderosas que nos hacen ser más fuertes y seguir creciendo como personas.

Y de lo espiritual, aquí tenemos que hacer un pequeño hiato y profundizar más en el asunto ya que la espiritualidad está muy olvidada en estos tiempos que corren por algunas partes del mundo, debido a ciertos acontecimientos que han ocurrido que se escapan del análisis de este texto. Reconozcamos, los seres humanos, que hemos nacido "ciegos" ante el "más allá", ya que no podemos llegarlo a conocer en vida. Bueno pues hay personas que se empeñan en no querer saber nada sobre el "más allá", la espiritualidad, y renuncian a ella, convirtiéndose, además de en ciegos, en sordos, ya que no quieren escuchar tampoco cualquier cosa que tenga que ver con ella. No quiere decir que tengamos todos que abrazar el Cristianismo, ya que cualquier tipo de espiritualidad es bienvenida: Budismo, Islamismo... sabiendo que no todo es tan fácil en este terreno, ya que todo tiene sus consecuencias, pero es mucho más apreciado por este medio de comunicación todo aquello que asume que la tercera parte de la poesía, lo cósmico, la espiritualidad, es importante y que no se puede dejar de lado.

En fin, que, como ya hemos dicho varias veces en este artículo, parafraseando al poeta, la poesía es bella, educativa y espiritual por partes iguales, y cualquiera que renuncie a ella está, en opinión de esta revista, simplificando demasiado sus parámetros vitales.
Enlaces mencionados en Gente