Entendiendo un poco más cómo funciona la historia de la música

31 de Mayo de 2022;
Para todos aquellos que estén interesados en conocer cuáles son los peculiares mecanismos que tiene la Historia de la Música (con mayúsculas, en este caso) para seleccionar aquellas composiciones que se insertarán en ellas, el que escribe ha decidido poner en común, a través de este artículo, dichas particularidades.

En principio durante el siglo XX hemos comprobado cómo el género pop, dentro de la música cantada, ha campado a sus anchas. La mayor parte de este grueso de canciones, muchas de ellas cantadas en inglés, han sido compuestas (ya que nos vamos a centrar en la composición de las mismas, no de la interpretación) por un/a compositor/a que solo ha compuesto ese éxito en su vida. De cualquier manera, al este éxito insertarse en la Historia de la Música, le ha valido suficiente como para vivir cómodamente solo de ello (ya sabemos, el cantante "One hit wonder", como se dice en inglés, o cantante de un solo éxito). Podemos mencionar muchos de ellos como Jason Mraz o Eagle-Eye Cherry, o grupos como Oasis con su tema "Wonder wall". A nivel habla hispana, el bolero "Bésame mucho", que es una de las mejores canciones del siglo XX, todo sea dicho, fue compuesto por Consuelo Velázquez.

Luego podemos mencionar los cantantes-compositores o grupos que tienen dos éxitos, ja ja, la cosa aumenta en un 100% con respecto al estadio anterior. The Verve, o Des'ree con su "Life" y su "You gotta be", engrosan esta lista, por poner dos ejemplos recientes.

Y después, en la cúspide de la música cantada, tenemos cantantes, compositores y grupos que superan las tres ó cuatro composiciones famosas (memorables). Por poner ejemplo, mencionamos a The Beatles como grupo, con un buen puñado de temas estupendos (quizá los más prolíficos compositores de música pop del siglo XX); The Rolling Stones, Bob Marley, y en el plano españolhablante, Armando Manzanero y Agustín Lara redondean el asunto.

Pero, llegados a este punto, el lector, junto con el que escribe el artículo, se preguntan: ¿Y no habrá algo todavía más importante que esto musicalmente hablando? Pues sí, sí que lo hay, querido amigo lector, estamos hablando de la música instrumental, es decir, la que no es cantada. Y en este plano ocurre prácticamente lo mismo, con una pequeña diferencia: es mucho más difícil traer al mundo una bonita melodía instrumental que cantada, ya que escasean mucho más. Así mencionamos a los puntales tradicionales compositores de música instrumental: Mozart y Beethoven, y señalamos que, tras ellos, existe una especie de lista de compositores "one hit wonder" (otra vez volvemos a la expresión para aquellos que solo son capaces de insertar una melodía en la historia de la música). Nos referimos a, por ejemplo Alan Silvestri y su tema principal de Forrest Gump, y muchos otros. Pero hemos tenido la suerte de cruzarnos, en el siglo XX, con algunos compositores avezados que han sido capaces de introducir hasta cinco ó seis composiciones famosas en el mundo de la música: estamos hablando de John Williams, Ennio Morricone, y en menor medida Hans Zimmer. En el plano oriental mencionamos también en esta serie a Joe Hisaishi.

Y el lector se vuelve a hacer una pregunta, que responderá el que escribe el artículo. ¿Existe algo más que podamos destacar sobre todo esto? Sí, pero se nos ha terminado el espacio disponible.