El audiovisual alcanza un nuevo hito con el rodaje multimillonario de la nueva serie de The Lord of the Rings para la plataforma en internet de Amazon

29 de Agosto de 2022;
Está claro que está habiendo cambios en el panorama audiovisual internacional propiciados por la aparición de internet. Y el rodaje y puesta a disposición del público en general de lo nuevo de The Lord of the Rings (El Señor de los Anillos) en la plataforma de streaming por internet Amazon Prime está fijando un nuevo hito que pulveriza las anteriores producciones a nivel presupuesto y también alcanza una dimensión global a la que es difícil de acceder para cualquier empresa productora de cine y/o series.

Seguida muy de cerca por la precuela de Juego de Tronos (La casa del dragón), que se estrenó la semana pasada, el 2 de septiembre (o sea, en los próximos días), se estrenará esta nueva serie basada en la ambientación y personajes del encumbrado escritor J. R. R. Tolkien. Y prestemos atención, primero de todo, a las cifras económicas. Como si de un cuadro nuevo de Leonardo da Vinci se tratase (recordemos la adquisición de su Salvator Mundi), la subasta de los derechos para televisión (o internet) del Señor de los Anillos se vendieron (a Amazon) por 250 millones de dólares. Eso para comenzar. Para continuar, toda la producción ha sido un derroche de músculo financiero; si había que gastarse X millones en una secuencia secundaria determinada, "no problem", aquí está el dinero, y así.

El resultado es una serie súperproducción que lleva a un nuevo nivel el cine tal y como lo conocíamos, en este caso catalizado a través del medio de medios, la red de redes, internet. Sobre cómo se ha conseguido juntar el dinero, es obvio que Amazon no es una empresa tradicional cinematográfica, es decir, obtienen el dinero de otra cosa pero, ¿a quién le importa, realmente, si el dinero viene de una acción puramente cinematográfica o simplemente sirve para promocionar la marca Amazon Prime por el mundo? Así como la empresa fundada por Walt Disney tiene que afanarse en vender calcetines con los dibujitos del Pato Donald, de la misma manera Amazon necesita esta serie para que tú compres teteras a través de su plataforma.

Llegados a este punto, nos preguntamos, ¿y qué importa si la serie ha salido buena o no? Total, va a ser un festival de efectos especiales y un derroche de medios de producción que sinceramente, convierte en irrelevante la posible "calidad intrínseca" del resultado, si es que la tiene, si es que alguna vez los productores se propusieran que debiera tenerla.

Así que bienvenidos todos a la nueva era de internet; las superproducciones que antaño salían en cines, ahora salen en la televisión plana de tu casa, a través de los datos de la red; todo ello pulverizando cualquier producción anterior y llevando el entretenimiento hasta su próxima dimensión.