Velázquez
Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, más conocido como Velázquez, fue un pintor barroco que con el tiempo ha adquirido el carácter de figura universal de la pintura.

Tras sus primeros pasos en Sevilla, donde demuestra facilidad con el pincel, quizá siguiendo los pasos de Caravaggio en su claroscuro forzado, con sus obras "Vieja friendo huevos" y "El aguador de Sevilla", aunque es improbable que Velázquez hubiera conocido las obras de aquél, efectúa un fallido viaje a Madrid para tratar de hacerse valer en la corte como pintor.

Es en su segundo viaje a Madrid cuando conoce a Felipe IV y establece una rápida relación con él, es contratado como pintor del Rey y poco a poco va adquiriendo nuevos cargos en la corte como Aposentador y después finalmente como pintor oficial de la Corte.

Su obra es extensa, suficiente para poder apreciar y admirar su forma de pintar, y los temas que toca son amplios también, todos tratados con magistralidad, desde históricos ("La rendición de Breda"), como mitológicos ("El triunfo de Baco") o incluso se despachaba con una serie de pinturas de los bufones de la corte ampliamente conocida, donde quizá era capaz de captar el retrato en su máxima expresión, debido principalmente a la fuerza expresiva de los mismos. Un maestro, sobre todo, del retrato, precursor avanzado del posterior Impresionismo y admirado por ejemplo por Manet.

Velázquez ha dejado un legado de pinturas sobresalientes, históricas muchas de ellas, que pueden ser apreciadas en mucho número en el Museo del Prado de Madrid, incluyendo la que se considera su obra cumbre y más icónica, Las Meninas.
Enlaces mencionados en Trabajos
Últimas fotos sobre Velázquez