Spotify, la empresa de streaming musical, da pérdidas millonarias y se desploma en bolsa
01 de Noviembre de 2020;
La empresa de origen sueco Spotify, conocida por ser una de las primeras en ofrecer música en streaming a gran parte del mundo, se está estancando en su posición como eterna aspirante a dar beneficios ya que se ha desplomado un 10% en bolsa este viernes a raíz de los resultados trimestrales que ha ofrecido, con pérdidas millonarias.

Todo esto es un cúmulo de situaciones que no le vienen nada bien a la mentada empresa de streaming: por un lado, los artistas quieren más parte del pastel y solicitan un aumento de pagos por regalías; por otro lado la competencia feroz que existe con otras plataformas como pueden ser Youtube, Tidal, Apple Music o Amazon Music están, como decimos, lastrando el valor en bolsa de la compañía.

Y es que Spotify comenzó con muy buen pie de manera autónoma hace ya unos añitos; convenció a las principales disqueras de que participaran en el accionariado y después salió a bolsa, operación muy común entre las compañías de internet para "obtener financiación fácil" a través de la venta de títulos a incautos que se dejan arrastrar por el nombre conocido de la plataforma, sin examinar las cuentas en detalle de la empresa. De esta manera, Spotify se convierte en el "eterno unicornio", es decir, que amasa muchos usuarios pero que da pérdidas, habiendo pasado ya algunos años desde su lanzamiento inicial, o bien en una especie de invento fiscal para que las disqueras alivien sus pagos a las diferentes haciendas públicas ya que la empresa da pérdidas (este último punto no está comprobado). En fin.

Por otro lado, algunas otras empresas medianas se están organizando; es el caso de la Filarmónica de Berlín cuyas actividades online con conciertos en directo para internet y cobrando por absolutamente todo (o casi) su contenido, de manera individualizada, y con una aplicación para móviles que está a la altura, están dejando atrás la dependencia de Spotify como única plataforma para distribuir su música.

En resumen, que Spotify es a día de hoy un lugar donde dejarse influenciar por la "espumilla" de la música, esto es, su capa más superficial; pero si queremos profundizar un poco, más allá de los efímeros éxitos actuales, deberemos buscar el contenido en otra parte, al menos en un buen número de casos, que van en aumento. Y como no se "pongan las pilas" mucho nos tememos que va a terminar fagocitada por otros servicios más solventes, algunos mejores y otros peores, como hemos comentado.