¿Realmente están las salas de cine agonizando?

21 de Noviembre de 2022;
En estos días que corren en esta revista hemos constatado varias señales que indican que el cine en salas podría estar dando los últimos coletazos como "entretenimiento de masas" tal y como lo conocíamos, y tal y como veníamos anunciando en esta publicación así como otras lo han constatado también. Veremos a continuación los indicios de esta tendencia.

Iremos de menos a más, en este caso particular. Lo primero es ir al cine y estar obligado a estar sentado durante un rato largo sin poderse mover demasiado so riesgo de perder el hilo de la película si hay que ir al baño o algo así.

La segunda es escuchar los móviles de las personas que también están en la sala, ya sean tonos de mensajes, etcétera, o tener que ver cómo se encienden y se apagan las pantallas según van llegando esos mensajes. También escuchar el sonido de ambiente de comer palomitas.

La tercera es el "cine 3.0", es decir, cuando vas a una sesión de una película infantil y los niños se quitan las zapatillas y se las comienzan a tirar los unos a los otros mientras el abuelo está dormido, o algo así; es como el cine en 3D, la acción se desarrolla también en la sala...

Pero lo que está dando "la puntilla" realmente a las salas de cine es la oferta de otra forma de consumir las películas: o sea por internet en tu casa cómodamente con pantallas megagrandes o incluso en sesiones de "streaming" con chat online donde los participantes están cada uno en su casita. Increíble.

De esta manera, en España, y por poner un ejemplo, estamos viendo como cada vez hay más "calvas" en los estrenos fuertes de grandes productoras americanas en lo que se refiere a lanzamientos en salas: desde ahora hasta navidades en el horizonte solo tenemos Avatar, y algunas otras peliculillas con menos presupuesto para promoción se están sucediendo sin que capten la atención de las masas, que están definitivamente dando de lado las salas para consumir el cine de otra manera, más a su aire, con libertad, de la forma que se ha indicado arriba, según se van mejorando las tecnologías disponibles.

Por ese y otros motivos podemos certificar el estado catatónico y agónico de las salas de cine tradicionales, en favor del cine en casa y las sesiones de cine online.
Enlaces mencionados en Trabajos