Noticia

Tras la búsqueda del preciado arquetipo literario

15 de Marzo de 2024;
Como todos sabemos, o deberíamos saber, y si no lo sabemos ya lo dejamos dicho aquí mismo, existen una serie de "arquetipos literarios", es decir, ideas muy sucintas que resumen las narraciones y en las cuales se encajan todas ellas. Pues bien, es hora de que todo literato o guionista que se precie se lance a la incesante búsqueda de nuevos arquetipos.

Así, como ya hemos comentado ahora, el "arquetipo literario" es la idea de una narración a la que se le han retirado todos los adornos; una breve frase que resume la esencia del relato, en definitiva. Es distinta del/los tema/s de dicha narración y distinta también de la sinopsis corta (estos conceptos ya han sido explorados en esta publicación con anterioridad).

Así, podemos poner ciertos ejemplos para ilustrar este argumento: el ejemplo claro es el de la obra Romeo y Julieta de Shakespeare, cuyo arquetipo se resume en lo siguiente: El amor entre dos jóvenes pertenecientes a clanes enfrentados. Como podemos apreciar, la idea principal de la narración, que es esta, se sucede también en otras manifestaciones de la misma como puede ser la película de 1961 West Side Story, cuya trama se desarrolla en el Nueva York del siglo XX pero que se corresponde con el mismo arquetipo.

Otro arquetipo célebre y muy original es el que nos encontramos en la novela de Agatha Christie, Diez negritos. La narración en este caso se puede resumir en lo siguiente: un asesino va matando uno a uno a un grupo aislado reducido de personas.

Y por supuesto el arquetipo literario hispano por excelencia, hasta la fecha, que se trata del anti-héroe Don Quijote de Cervantes: las aventuras de un viejo desquiciado que se cree caballero andante.

Así, como bien podemos apreciar, los arquetipos se van sucediendo y fueron los griegos los que acuñaron muchos de ellos ya en la antigüedad -y fecha desde la que podría haber habido un paréntesis creativo ya que fue en aquellos momentos cuando se inventaron o descubrieron (en definitiva, se trajeron al mundo) grandes conceptos tanto narrativos como socio-políticos como puede ser la democracia-.

Digamos que la mayor empresa para un guionista o literato, la tarea más excelsa, es la de buscar nuevos arquetipos; no se trata en este caso de recontar los existentes sino como bien señalamos encontrarlos nuevos, que haberlos, como se suele decir, haylos; por lo tanto aquel literato/guionista que encuentre nuevos e interesantes arquetipos está en condiciones, como apreciamos, de ofrecer contenido original y relevante y estamos seguros de que este literato/guionista se llenará de halagos y de éxito, en general.

Por poner algún apunte referente a las películas del que escribe (Pedro Alonso Pablos), podemos apreciar que la búsqueda de arquetipos está muy presente en su obra: ahí tenemos Triskipolis (la ciudad de los duendes), o incluso El lago del olvido que explora el mito griego del río Lete, a cuyas aguas se dirigen las almas para reencarnarse y olvidar sus vidas pasadas.

Así que ¡literato o guionista!, si te precias, ¡es preciso que te esfuerces en buscar nuevos arquetipos literarios!